Lunes 15 de mayo del año 2017.

UN TRIUNFO QUE LO DEJA A TIRO DE LA PUNTA DEL TORNEO

Esta vez fue River quien le puso pimienta al Torneo

"Hicimos un partido bárbaro. Necesitábamos ganarlo, y lo hicimos".

Justo al cumplirse exactamente dos años de aquél recordado choque copero con gas pimienta incluido, el “Millonario” se quedó con una victoria sensacional en “La Bombonera” para acercarse a tan solo cuatro puntos de la cima, con un partido menos por jugar. Con goles de Gonzalo Martínez, Lucas Alario y Sebastián Driussi, el equipo de Gallardo obtuvo tres puntos fundamentales para ilusionarse también en el plano local.

 

 ¡¡¡Alegría Monumental!!! River Plate se quedó con un triunfo bárbaro en la cancha de Boca. El “Millonario” jugó un muy buen partido (sobre todo en el primer tiempo) y consiguió descontarle nuevamente puntos a su rival de ayer en la lucha por el campeonato local. Este éxito se celebra por partida doble, ya que el conjunto de Gallardo pudo vencer a dos adversarios en la tarde de ayer: selló un 3 a 1 inobjetable ante el “Xeneize”, y también supo contrarrestar cada uno de los fallos arbitrales que perjudicaron al equipo visitante. Por esta razón, se disfruta de una manera especial.

 River salió decidido a apretar desde el comienzo. Presionó sobre la salida del rival, y mantuvo una postura táctica realmente notable durante los 45 minutos iniciales. Pero a los 45 segundos Gago le fue muy fuerte a Casco, que lo terminó lesionando, y el ex hombre de Newell´s tuvo que dejar el rectángulo de juego. Camilo Mayada ingresó para cubrir su posición en la defensa. A los cuatro minutos, Driussi recibió de Alario de cara a Agustín Rossi, pero su remate le salió al centro y el arquero de Boca contuvo sin inconvenientes. “Pity” Martínez fue muy incluyente durante el desarrollo de la primera etapa. El “10” comandó los avances del cuadro de Núñez, y fue el ex enganche de Huracán el que abrió el marcador tras una muy buena acción colectiva: Ponzio capturó un rechazo de Fabra, abrió para Moreira, éste continuó con Driussi, que recostado sobre el sector derecho envió un centro perfecto para que el “Pity” la calzara de aire y con un zurdazo tremendo puso el 1 a 0.

Golazo. Momentos después, Ricardo Centurión también iba a abandonar el campo de juego lesionado, siendo reemplazado por Walter Bou. Tras la apertura del marcador, Fabra recibió a las espaldas del lateral uruguayo un instante después, pero definió por arriba del cuerpo del portero de “La Banda”. Los jugadores de Boca reclamaron penal, pero fue el marcador de punta colombiano quien chocó con el “1” de River luego de rematar. Pero el “Millo” no se quedó ahí. A los 23´, Martínez aprovechó su velocidad para encarar hacia el área contraria, y con un pase magistral dejó a Lucas Alario cara a cara con Rossi: el “Pipa” disparó de zurda, y ante una floja resistencia del golero “Xeneize”, estiró la diferencia para el equipo del “Muñeco” Gallardo. River controlaba a su antojo las acciones del partido. Ponzio tuvo un desempeño brillante, anticipándose en cada jugada en la mitad de la cancha y ganando el medio por sobre Gago y Pablo Pérez, y Martínez estaba teniendo una actuación realmente sensacional, desnivelando cada vez que entró en contacto con el balón.

 El “Más Grande” tuvo varias oportunidades de aumentar el resultado a su favor, pero no tuvo fineza, y también, a instancias del línea, le anularon de mala manera un ataque a Martínez, cuando partía claramente habilitado. El dueño de casa solamente se había arrimado con un derechazo desde afuera del área de Benedetto, y la acción de Fabra comentada anteriormente. El primer tiempo se podría haber cerrado 2 a 0, pero en tiempo de descuento, cuando se estaba jugando el segundo minuto de descuento, Loustau decidió agregar un minuto más para que Boca ejecutase un tiro libre cerca del área. Gago remató con pierna derecha, y la pelota se le coló a Batalla por arriba luego de un mal cálculo del juvenil para descontar y darle esperanzas al equipo vestido de azul y amarillo.

 La etapa complementaria mostró a Boca Juniors unos metros más adelantado en el terreno de juego, buscando llegar a la igualdad lo antes posible. River apostó a esperar a su adversario, apelando a la velocidad de Mayada y de Martínez, aunque el “Pity” iba a ser reemplazada por Rodrigo Mora promediando el primer cuarto de hora del segundo tiempo. Boca tuvo posibilidades concretar de llegar al empate, como así también River lo pudo liquidar de contra. Benedetto lo tuvo de cabeza, y Martínez Quarta salvó de manera providencial dos arremetidas realmente muy riesgosas provocadas por el elenco conducido por los mellizos Barros Schelotto. Por su parte, el “Millonario” pudo haber ampliado cifras de no ser por la intervención de Rossi ante un disparo de “Nacho” Fernández, y porque Carlos Auzqui (que había ingresado por Lucas Alario, que acumuló cinco tarjetas amarillas y no estará ante Gimnasia y Esgrima La Plata) lo perdió increíblemente cuando entraba solo a los dominios del guardameta local. El delantero punteó el esférico, y éste se fue rozando el palo. La falta de contundencia preocupaba, ya que Boca se acercaba con peligro al arco de Batalla, y casi estampa el 2 a 2, de no ser por una gran reacción del juvenil portero de River, respondiendo en dos ocasiones cuando faltaban minutos para finalizar el partido.

 Pero la noche se reservaba una cuota más de felicidad. Ignacio Fernández cortó un avance en la mitad de la cancha, y encontró a Boca totalmente desordenado, el volante ofensivo descargó para Driussi, que entrando por el centro en velocidad dominó el balón y remató fuerte de zurda al palo derecho del arquero para decretar el 3 a 1 definitivo.

 Como si fuese una cuestión de repasar lo sucedido hace dos años atrás, la gente de Boca comenzó a irse del estadio con el partido aún disputándose. La historia parecía sentenciada. Y así lo fue. River consiguió los tres puntos necesarios que lo depositan en el tercer lugar de la tabla de posiciones, y que lo catapultan a pelear por el campeonato hasta el final.

 Como dato pintoresco, el público de Boca esbozó un canto antes del encuentro: “El que no salta, abandonó”. Parece que nadie de ellos saltó, y que se referían a ellos mismos. El amor por el club trasciende cualquier resultado deportivo. River esto lo sabe, pero quizás a ellos todavía les falte mucho por comprenderlo. ¡¡¡VAMOS POR LA COPA Y POR EL CAMPEONATO LOCAL “MILLONARIO”!!! ¡¡¡VOS PODÉS “NAPOLEÓN”!!!

Galería de Imágenes

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now