LUNES 16 DE JULIO DEL AÑO 2018

SE CONSAGRÓ POR SEGUNDA VEZ EN SU HISTORIA

¡¡¡FRANCIA CAMPEÓN DEL MUNDO!!!

"Les Bleus" obtuvieron su segunda Copa Mundial después de veinte años al batir en una entretenida final a Croacia por 4 a 2. Didier Deschamps, en entrenador del Seleccionado "Galo", había conseguido levantar el trofeo más preciado del planeta como jugador en 1998, y ahora consiguió la gloria máxima como D.T. Los croatas cumplieron con una actuación realmente muy destacada. Mandzukic en contra, Griezmann -de penal-, Pogba y Mbappé marcaron para Francia, mientras que Perisic y Mandzukic anotaron para los de Europa Central. ¡¡¡FÉLICITATIONS!!!

Una final del mundo que estuvo a la altura de las circunstancias. Francia y Croacia ofrecieron lo mejor de sí en el partido decisivo del Mundial, y armaron un espectáculo digno de dos selecciones que dejaron todo en la cancha para conseguir el título. Finalmente, fueron los franceses los que se quedaron con el éxito, debido al peso de sus individualidades y a saber aprovechar los momentos oportunos para golpear y dejar tambaleando a su rival hasta el final del juego en el Estadio Luznhikí, que fue testigo de un evento sin precedentes en la historia de los Mundiales.

Los "Galos" fueron los que dieron la primer estocada. Néstor Pitana (que tuvo una correcta labor en líneas generales) cobró una falta que no fue en tres cuatros de cancha sobre Antoine Griezmann, y el propio delantero se hizo cargo de la pelota parada -la gran protagonista de la Copa-. El atacante del Atlético de Madrid envió un centro muy bueno al área, y la mala fortuna recayó sobre Mario Mandzukic, que la peinó y convirtió en contra de su propia valla para abrir el marcador. Subasic nada pudo hacer para evitar el 1 a 0, y Francia festejó primero. Unos instantes después, quien utilizó el arma de la pelota detenida fue Croacia. Modric abrió a la derecha para la entrada de Vrsaljko, quien metió el esférico al área, Vida la capturó y se la dejó a Perisic, quien de frente al arco ensayó una gran acción, y con un zurdazo letal venció la estirada de Hugo Llorís para empatar el partido y desatar la alegría croata en las tribunas. Parecía que el equipo dirigido por Delic, en base al buen manejo de la pelota y de aproximarse con más peligro hacia la portería contraria, desnivelaría el juego a su favor, pero el VAR determinó que Perisic se transformara de héroe a villano: la pelota dio en la mano del "4" croata, y luego de varios minutos de analizar la jugada en la pantalla situada en el centro de la boca de acceso a la cancha, Pitana sancionó penal, y Griezmann puso el 2 a 1 casi sin merecerlo.

El segundo tiempo marcó una superioridad notable de "Les Bleus" sobre su adversario. Mbappé comenzó a ser más incisivo en los metros finales, y Pogba se hizo dueño del centro del campo de juego, ante un desempeño bastante flojo de Kanté, quien había sido figura en los cotejos anteriores, pero que no gravitó en el partido más importante. Croacia se desesperó por ir a buscar la igualdad. El cansancio comenzó a hacer efecto en cada uno de los futbolistas (Modric fue uno de los que más lo sintió), y los comandados por Didier Deschamps supieron sacarle rédito a las falencias mostradas por su rival, que no tuvieron firmeza en su última línea, y lo pagaron muy caro. Primero fue Pogba, que luego de obtener un rebote en el borde del área sacó un zurdazo hermoso para dejar parado a Subasic y estirar la diferencia. Promediando la etapa final, Mbappé sentenció el asunto con un derechazo seco desde tres cuartos de cancha para poner el 4 a 1 y el golpe de knock out. De no ser por el grosero error del capitán Llorís, que le posibilitó a Mandzukic "redimirse" y alcanzar un nuevo descuento, Francia tal vez hubiese conseguido un resultado mucho más amplio. Croacia fue con mucho amor propio, y siempre fue para adelante, a pesar de quedar expuesto en el fondo, lo que pudo haber marcado una diferencia más amplia en el marcador final. Sin lugar a dudas, los croatas cumplir con una participación dignísima, y estuvieron muy cerca de alcanzar la gloria.

Francia, por su parte, levantó por segunda vez la Copa Mundial de la FIFA, tal cual lo había hecho hace un poquito más de 20 años en el certamen que organizó en su país (el 12 de julio de 1998 en Saint-Denis, también con Didier Deschamps como emblema), y se ubica en la misma línea que Argentina y Uruguay, también con dos títulos cada uno. Fue un merecido campeón. Ahora, habrá que esperar un poco más de cuatro años hasta el comienzo de Qatar 2022 para volver a alimentar el sueño de volver a gritar CAMPEÓN. ¡Ya empezó la cuenta regresiva!

Luka Modric (Croacia) recibió el premio del Balón de Oro de la FIFA por ser el mejor jugador del Mundial de Rusia 2018. Por su parte, Kylian Mbappé (Francia) fue el mejor futbolista joven de la competencia. Con tan solo 19 años, el delantero del París Saint Germain se convirtió en el segundo jugador más joven en marcar un gol en una final (Pelé le anotó un tanto a Suecia con apenas 17 años en el partido definitorio del Mundial de 1958, en el que Brasil se impuso a los suecos por 5 a 2). Por su parte, Thibaut Courtois (Bélgica) fue galardonado con el Guante de Oro, y Harry Kane (Inglaterra) se erigió como el máximo goleador de la Copa del Mundo con 6 conquistas.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now