MARTES 31 DE OCTUBRE DEL AÑO 2017

EL "MILLONARIO" QUEDÓ ELIMINADO LUEGO DE UN PARTIDO BOCHORNOSO

VARgüenza

Se vivió un escándalo en la cancha de Lanús. River lo ganaba por 2 a 0, y se encaminaba a una nueva final de la Copa Libertadores, pero una acción en la que debería haberse sancionado penal para el equipo de Gallardo determinó el cambio de rumbo del encuentro. La tecnología, en este caso, no tuvo el efecto que se esperaba, y el "Más Grande" se quedó sin acceder a la instancia decisiva del torneo más importante de América. Y el domingo se viene el Superclásico...

Angustia, bronca, desilusión, impotencia. Todas son sensaciones que se marcaron a flor de piel esta noche en la cancha de Lanús luego de un encuentro realmente escandaloso, que determinó que River Plate no pueda conseguir el objetivo de clasificarse a la final de la Copa Conmebol Libertadores Bridgestone.

El partido se puede analizar por varios factores concatenados que llevaron a la eliminación del "Más Grande" del certamen más importante del continente.

El dueño de casa, obligado por encontrarse en desventaja tras la ida disputada en el Estadio "Monumental", fue el que trató de plantarse desde los primeros instantes en campo contrario. A pesar de contar con el dominio territorial y la posesión de la pelota, el "Granate" no conseguía lastimar a River. Tuvo una ocasión por intermedio de un cabezazo luego de un tiro de esquina que se fue desviado por el segundo palo. Mientras tanto, el elenco visitante se mostró paciente, aguardando por su oportunidad de llegar a ocasionar acciones de gol. Sobre los quince minutos, Diego Braghieri derribó a Ignacio Fernández y el árbitro Wilmar Roldán (el gran protagonista de la noche) sancionó más tarde, que un momento después Ignacio Scocco cambiaría por gol. Aquí llega una de las primeras polémicas: el defensor de Lanús no fue amonestado por esta infracción, y esto sería determinante para lo que vino después. A los 23´, Gonzalo Martínez envió un centro al corazón del área buscando que Maidana la peine, pero el marcador central no alcanzó a tocarla, Esteban Andrada no pudo contener, y Gonzalo Montiel aprovechó ese rebote para definir solo frente al arco de cabeza y establecer el 2 a 0. Parecía que la historia se sentenciaba desde temprano. Pero faltaba mucho más...

Con River manejando el ritmo del partido con el marcador a su favor, llegaría la jugada más comentada del encuentro: Ignacio Scocco la paró de pecho dentro del área, y cuando acomodó el esférico con su pie derecho para enganchar hacia adentro, Iván Marcone puso deliberadamente su mano izquierda. Tremendo penal. El árbitro no cobró nada, pero lo más lamentable es que los encargados del VAR (Video Assistant Referee) no le avisaron a la autoridad principal del cotejo de esta clara infracción dentro del área, y el juego continuó con su curso. Gallardo y todo el banco de River enloqueció y le reclamó al colegiado suplente. Esta situación marcó un punto de inflexión. Si se establecía la pena máxima y el cuadro de Núñez convertía el tercero, se cerraba la llave. Unos instantes después Braghieri, quien no había sido amonestado cuando cometió el penal que generó el primer tanto de River, le hizo falta a Scocco cuando se proponía evadir al guardameta "granate" de cara al arco, y recién aquí el juez le mostró la cartulina amarilla. Lanús debió haberse quedado con diez jugadores a partir de ese momento, pero esto obviamente no ocurrió. A pesar de ello, el "Millonario" se iba con una diferencia que era sustancial al descanso, pero en tiempo de descuento Lautaro Acosta habilitó a José Sand que ingresaba por el sector derecho del área, que con un violento remate venció la resistencia de Germán Lux, que tuvo una floja respuesta al no cubrir debidamente su primer palo, y la etapa inicial culminó 1-2 cuando podría haber terminado 0-3. Una vez finalizada la primera parte, Lautaro Acosta insultó al árbitro (las cámaras de televisión tomaron claramente estas imágenes), pero el delantero del conjunto del Sur del Gran Buenos Aires ni siquiera recibió la tarjeta amarilla. Otro error grosero. Otra falla garrafal que hay que tener en cuenta fue la amonestación que recibió Ignacio Fernández por una falta inexistente sobre el "Laucha" Acosta que traería consecuencia en el epílogo del duelo.

El impacto psicológico que recibió "La Banda" se sintió en apenas 45 segundos de comenzado el complemento. Entre Montiel y Maidana no pudieron despejar el balón, y la dejaron "viva" dentro del área. Sand capturó la bocha y sacó un derechazo que puso el 2 a 2. Faltaba todo un tiempo, y Lanús se acercaba, pero todavía necesitaba convertir dos tantos más para obtener la clasificación. Scocco puso haber liquidado la serie cuando rescató una pelota en los metros finale, eludió a sus dos marcadores y se puso cara a cara con el arquero, pero Andrada respondió muy bien ante la definición del goleador santafesino. Luego de esto, sería el momento de volver a ver otra acción que perjudicó notoriamente a River. En el génesis de la jugada que derivaría en el tercer gol del equipo de Jorge Almirón, Román Martínez le aplicó un puñetazo a Ariel Rojas para hacerse con la pelota a tan solo unos pocos metros del juez del línea, pero ni éste ni los encargados del VAR le advirtieron a Roldán. La acción continuó, Sand le ganó la pulseada a Pinola, mandó un centro al área que recibió Martínez, que sacó un centro que encontró el pie derecho de Acosta para colocar el 3 a 2.

El cuarto gol que conseguiría el conjunto anfitrión lo haría gracias al VAR. El árbitro colombiano fue avisado por los asistentes que manejaron la tecnología, y decidió sancionar el tiro desde los doce pasos. El uruguayo Alejandro Silva lo ejecutó muy bien, y con el 4 a 2, Lanús se transformaba en el finalista de la Copa Conmebol Libertadores Bridgestone. Con este marcador, River fue desesperadamente a buscar lo que tuvo entre sus manos durante la mayor parte del partido. Pinola estuvo muy cerca de descontar y de darle el gol de la clasificación al "Millo", pero su disparo se desvió levemente en Sand y dio en el poste izquierdo de Andrada. Ponzio también tuvo la oportunidad de anotar el 3-4 con un sablazo de zurda desde afuera del área, pero el portero de Lanús intervino notablemente para neutralizar la ilusión.

Sobre el final, fue expulsado Ignacio Fernández por una infracción en la mitad del campo (de mala manera de acuerdo a lo que comentamos anteriormente) y hasta Lux fue a buscar el cabezazo cuando el partido agonizaba.

De esta manera, River Plate se quedó afuera de la Copa Libertadores al perder contra Lanús, contra Wilmar Roldán y contra el VAR, pero también por no tener la entereza física y mental de sostener una diferencia que lo hubiese depositado en una nueva final del torneo que todos los hinchas queríamos ganar. Ahora habrá que dar vuelta la página rádpidamente, ya que el domingo tendrá que medirse ante Boca en el "Monumental". El domingo tenemos que ganar...

MARCELO GALLARDO: "Hoy quedó claro que lo del tema de la tecnología no sirvió para nada".

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now