LUNES 4 DE OCTUBRE DEL AÑO 2021

EL "SUPERCLÁSICO" QUEDÓ EN MANOS DE LOS DE NÚÑEZ

River Plate dio el gran golpe frente a Boca Juniors en el Monumental y se trepó a la punta del campeonato

River vs. Boca Julián Álvarez.jpg

Con dos goles de Julián Álvarez, el "Millonario" desplegó un fútbol de alto vuelo por la Fecha 14 del Torneo de la Liga Profesional de Fútbol frente a su eterno rival, condicionado por la temprana expulsión de Marcos Rojo. El cuadro de Núñez se subió a lo más alto de la tabla de posiciones del campeonato, tomando un punto de ventaja sobre Talleres de Córdoba, que esta tarde cayó 3-0 con Defensa y Justicia en su visita a Florencio Varela. Se lo vio muy emocionado a Marcelo Gallardo una vez que finalizó el "Superclásico" en el Estadio Monumental, que volvió a contar con la presencia de los hinchas. A pesar de que solamente se había autorizado que ingrese un 50% de aforo a las canchas por a las restricciones impuestas conforme a la pandemia por el COVID-19, hubo un notorio exceso de público en las tribunas. El club podría ser sancionado.

Hubo un equipo que siempre quiso jugar a ganar durante los noventa minutos, y el otro que se paró en la cancha como pudo y que especuló con lo que podría hacer su adversario. Más allá de la expulsión de Marcos Rojo a los quince minutos del encuentro, Boca no tuvo ambición para tratar de torcer una historia que pareció haberse sentenciado en el primer tiempo. River jamás renunció a la idea de buscar el arco de enfrente, algo que Boca pareció no evidenciar en todo el desarrollo del partido. Si bien se quedó con un hombre menos en el primer cuarto de hora (Fernando Rapallini le mostró la amarilla al ex zaguero central de la Selección Argentina por una falta cometida sobre Braian Romero en la mitad de la cancha a los 14´ y sesenta segundos después se tuvo que retirar del campo de juego al ver la segunda cartulina amarilla y la posterior tarjeta roja por una infracción sobre Agustín Palavecino cerca del área), los dirigidos por Sebastián Battaglia casi que ni se propusieron encontrar la forma de lastimar a su rival. Hasta el episodio que comenzó a cambiar el destino del Superclásico, la única acción con la que el visitante inquietó a River Plate fue por medio de un contraataque que terminó en un remate de Nicolás Orsini que rebotó en un defensor millonario y derivó en un tiro de esquina. Esa y un disparo de zurda desde muy lejos del peruano Luis Advíncula fueron las únicas ocasiones con las que contó Boca Juniors para convertir. Muy poco para un equipo que, antes del inicio del encuentro, tenía algunas aspiraciones serias de pelear por el torneo local.

Más allá de estas chances aisladas que tuvo el "Xeneize", River asumió el protagonismo de principio a fin, que se acentuó cuando empezó a jugar con un futbolista de más. La circulación de la pelota fue constante para tratar de conseguir el espacio propicio por medio del cual pudiera romper con la última línea de su oponente, que con el correr del tiempo se abroqueló cada vez más dentro de su propio terreno. De hecho, Carlos Zambrano reemplazó a Edwin Cardona a los 20´para reforzar la defensa, dejando en claro cuál iba a ser la postura de Boca para sobrellevar el resto del enfrentamiento. Todos los planes quedaron de lado cuando una genialidad de Julián Álvarez -en complicidad con el arquero de Boca- le permitió al dueño de casa abrir el partido. El delantero de 21 años sacó un bombazo desde afuera del área que se le coló a Agustín Rossi por el centro del arco. A partir de allí, todo fue a pedir del conjunto comandado por Marcelo Gallardo, que siempre tuvo el dominio de las acciones y en ningún momento puso en peligro el resultado. Tanto es así, que una salida en falso por parte de Rossi le posibilitó a Milton Casco anticipar en tres cuartos de cancha y asistir de manera fenomenal a Santiago Simón por el costado derecho: el juvenil, que hacía su debut en este tipo de partidos, mandó un centro rasante al corazón del área para que Álvarez, en posición de "9", la tocase con sutileza para incrustarla junto al poste izquierdo y así decretar el 2 a 0 cuando faltaban dos minutos para que concluyera la etapa inicial. Delirio absoluto en un Estadio "Monumental" en el que se volvió a sentir el aliento incesante de la hincha a sus jugadores. El clásico se pintaba totalmente de rojo y blanco.

Los cuarenta y cinco minutos restantes parecieron estar de más. River Plate manejó la pelota en todo momento, mientras que Boca Juniors se agazapó contra su propia valla, esperando no ser goleado. Enzo Pérez fue el motor de distribución en la mitad de la cancha, imponiendo su presencia (y jugando casi todo el duelo con el quinto dedo de su pie derecho fisurado tras una jugada en la que se ganó la tarjeta amarilla por golpear a Agustín Almendra a los cinco minutos) , por más que el papel estelar del espectáculo recayera en Julián Álvarez, el mendocino fue determinante para sostener el ritmo de su equipo para intentar ir por un marcador más abultado. Es uno de los baulartes de este plantel porque juega como hincha. De hecho, el mediocampista central le metió un pase bárbaro a Jorge Carrascal promediando la etapa complementaria, pero el colombiano no pudo coronar esa preciosa asistencia por una definición defectuosa que Rossi pudo contener casi sin inconvenientes. "La Banda" tuvo tres chances más que podrían haber liquidado el pleito: dos derechazos de Santiago Simón que se fueron cerca, y una ejecución acrobática de Fabrizio Angileri luego de un buen desborde y centro de Benjamín Rollheiser que se estrelló en la base del caño derecho. La diferencia entre uno y otro pudo haber sido mucho mayor. Matías Suárez, que entró junto con Leonardo Ponzio para disputar los últimos instantes del derby más importante del fútbol argentino -¿será el último River-Boca que haya jugado el emblemático capitán?- también tuvo dos ocasiones claras, pero cuando se iba solo contra Rossi el árbitro asistente levantó la bandera erróneamente para anular las pretensiones del atacante cordobés de estirar las cifras en el "Monumental" que a esa altura celebraba un triunfo fabuloso.

A su vez, merecen ser destacados Robert Rojas y Paulo Díaz. Tanto el paraguayo como el chileno, convocados a sus respectivas selecciones nacionales para afrontar la triple fecha de Eliminatorias Sudamericanas, siempre estuvieron férreos a la hora de abortar cualquier opción de peligro que pudiese crear el rival, y fueron alternativa de pase seguro para tener una salida limpia cada vez que les tocó intervenir para comenzar a construir los avances de su equipo.

Cuando se jugaba el tiempo de descuento, Carlos Zambrano se elevó por sobre Enzo Pérez (Rapallini ignoró la falta) y con un cabezazo venció la resistencia de Franco Armani y puso el 2-1 con el que se cerraría el Superclásico.

Cuando el juez dio por concluido el partido, los jugadores se agruparon en el centro del campo de juego para festejar junto con toda la gente que pudo disfrutar de un espectáculo futbolístico después de más de quinientos ochenta días de ausencia en los estadios. Lo cierto es que habían muchos más simpatizantes de los permitidos por las medidas impuestas por el Gobierno Nacional (50% de aforo). Se calcula que unos 54.000 hinchas habrían entrado al "Monumental" este domingo para ver el Superclásico. El club podría recibir duras sanciones por esta cuestión. Pero la alegría invadió Núñez por lo que ofrecieron uno y otro dentro de la cancha: un equipo que siempre quiso ganar y dejó en claro cuál iba a ser su actitud desde el primer minuto, y otro que careció de esa cualidad, y que tampoco tuvo rebeldía y el coraje de salir a buscarlo independientemente de las contingencias que presentó el juego. El premio para RIVER fue quedarse con la punta del campeonato en soledad. Y ahora habrá que pensar en Banfield, compromiso en el que Marcelo Gallardo no podrá tener a los futbolistas que fueron citados por sus selecciones nacionales por las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a Qatar 2022.

La Justicia imputó a Rodolfo D'Onofrio por lo ocurrido en el RIVER-Boca

Celsa Victoria Ramírez, Fiscal General de Eventos Masivos de la Ciudad de Buenos Aires, imputó a Rodolfo D'Onofrio, Presidente de River Plate, por el incumplimiento del Decreto Nro. 678/2021 ayer en el "Superclásico", y que por ello podrían aplicarle las sanciones establecidas en los Artículos 205: "Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia" y 239: "Será reprimido con prisión de quince días a un año, el que resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal" del Código Penal. También por un cargo por resistencia a la autoridad. El mandatario de la entidad de Núñez se manifestó por lo sucedido con el exceso del público en el River Plate-Boca Juniors: "Nosotros tenemos un sistema que lo llamamos Unidad de Control Operativo (UCO), tenemos cámaras en todos lados y un sistema ID por el cual la gente que entra solamente puede entrar si es reconocida, en este caso eran los que tenía Tu Lugar en el Monumental pago. Según nos dice la agencia gubernamental de control que es de la Ciudad, teníamos acceso a 36 mil personas, y según ellos entraron 36.787", dijo en primer término, y explicó que los días de partido la UCO queda en manos de la policía de Ciudad Autónoma de Buenos Aires para que "ellos hagan todo el control de las irregularidades que puedan encontrar y hasta ahora no denunció ninguna".

Luego, el mandamás del "Millonario" agregó: "Como tenemos las cámaras, si hubo alguna irregularidad la vamos a detectar. Ya pedí en River que se haga un análisis profundo. Si entró más gente de la que te digo, hay que encontrar los responsables que lo hicieron, porque por el lado de River, con la tecnología que tenemos, no se permite hacer eso. Cuando metés a toda la gente, ves cabezas en vez de cuerpos, y ayer no veías cabezas, veías cuerpos. Se habla de 50 mil y pico pero para los entendidos que me acompañan en el club no hubo esa cantidad. Vamos a investigar si hubo alguien, que no sé quién puede ser, no quiero hacer acusaciones. Mirando las cámaras nos vamos a dar cuenta cómo fue. Comparto de que si hay permitido un aforo del 50%, tiene que haber un aforo del 50%, tenemos que lograr hacerlo. Si hay más gente… Tendríamos una falta, si hay más que lo que te digo, hay que investigar. Si hay ese número es responsabilidad nuestra, (36.787), ahora el resto (50.000), tenemos que investigar lo que ocurrió."

Por último, D'Onofrio remarcó que se haga hincapié en investigar lo ocurrido en el "Superclásico" con el exceso del 50% de aforo permitido para ingresar al Estadio "Monumental": "Quiero pedir disculpas a embajadores, a personas importantes, porque fui muy terminante en que había que cumplir el protocolo y no podía haber nadie que no fueran los que correspondían que entraran. Que no te quepa la menor duda que tengo que investigar porque tengo que demostrar que cumplí con mi palabra, tengo que encontrar qué es lo que pasó acá. 787 de más podría ser que hubo más vitalicios, pero con las cifras que están hablando hay que investigar porque hay una mano rara que tenemos que encontrarla".

Al día siguiente del enfrentamiento, la Policía de la Ciudad de Buenos Aires y el Cuerpo de Investigaciones Judiciales se acercaron hace unos instantes al Estadio "#Monumental" de River Plate para recavar pruebas con el objeto de descubrir si hubo exceso de la capacidad habilitada para presenciar el "Superclásico".

River vs. Boca Gallardo.jpg

Marcelo Daniel Gallardo: "Hoy disfrutamos jugarlo de principio a fin"

El entrenador de River Plate, que saltó al campo de juego con una corbata característica que utilizaba Ángel Amadeo Labruna para homenajear al máximo ídolo de la institución en la semana en la semana en la que se celebró el Día Internacional del Hincha de River Plate, dio detalles sobre la victoria de su equipo sobre Boca Juniors en conferencia de prensa: “Hoy disfrutamos jugarlo de principio a fin. Se vio a un equipo bien parado, intentando jugar, con una convicción enorme. El resultado termina siendo muy mentiroso, pero en el juego en sí se vio el reflejo de un equipo muy superior. No hubo una diferencia mayor porque Boca trató de defenderse bien, casi no nos atacó. Teníamos pensado jugarlo como lo jugamos y en el primer tiempo, después de la expulsión, tomamos el manejo total del encuentro. Fuimos un equipo muy maduro, inteligente y bien plantado, que no dio muestras de debilidad".

Luego, el entrenador del cuadro de Núñez agregó: "En este año, en esos cuatro clásicos que jugamos no hubo una gran diferencia en el juego y creo que hoy sí hubo una gran diferencia. Lo merecían los jugadores y lo merecía nuestra gente, era una hermosa tarde para terminarlo de esta manera”.

Por último, el "Muñeco" expresó: “En estos partidos, que te marcan mucho, es la mejor manera de retribuirles a los hinchas. Somos un serio candidato para ir en busca del título, todavía falta, pero es un gran envión desde lo anímico, lo mental y lo futbolístico".

Cortesía: Club Atlético River Plate.

WhatsApp Image 2020-10-15 at 7.24.04 PM.jpeg
Foto CV.jpg

(*) Por Ramiro MONARCA.